El Arte de Enseñar para Educar

Opinion / Human Resources


El Arte de Enseñar para Educar
Rene Moreno , Professor, Mexico

A largo de la formación tanto en instituciones de educación, así como empresas, de cualquier nación, el conocimiento es fundamental para la trascendencia, pues en el arraigo que sus miembros obtengan, se reflejará el dominio colectivo de las funciones, retos e implicaciones de su quehacer, dando por ende la construcción de una cultura solida y que la filosofía institucional deje de ser solo aplicable a los ojos del lector que lea en los marcos o estanterías.


Si bien, cuando se habla de educar, se pone en manifiesta esa necesidad del perfeccionar, del transformar, pues en la medida que una persona adquiere nueva información, ocurre esta evolución del pensamiento, que influirá en su paradigma sobre como ve su realidad, en lo personal existe una frase que a un servido, considera como fundamental, cuando se habla de educación, formación, por lo que constantemente se cita a José Vasconcelos, que indica "Cuando una persona es capaz de entender su realidad, esta en condiciones de transformarla."
De acuerdo a lo anterior con la frase citada, se identifica cada cual, al momento de impartir ya sea una clase, curso, plática, pues de eso se trata, siempre se busca crear una concientización sobre los temas en cuestión que en se estén llevando a cabo, cada vez que uno se avoca a transmitir conocimientos, para aprender, debemos incurrir en como lo indica Delors con sus cuatro pilares de la educación en su obra, la educación encierra un tesoro, acerca de:
-Saber conocer: Indicar la nueva información sobre conceptos, importancias.
-Saber hacer: Consiste en transferir herramientas para que las personas dominen procesos, técnicas.
-Saber ser: Consiste en enseñar a desarrollar un rol y acciones que deberá ejercer. Incluye dominios técnicos, ética, que demande la profesión.
-Saber convivir: como relacionarse con los demás, valores y conductas sociales, esquemas de colaboración.
Por lo anterior, se que muchos a estas alturas, seguramente están pensando, ¡Oh vaya, ya empezaremos a utilizar los términos educativos, yo soy encargado de RH, no maestro de aulas!, entiendo su postura, no obstante, y aquí pretendo hacer una pausa y tener reflexión... Si sus planes y programas de capacitación, no son llevados de una manera que produzcan un aprendizaje en su trabajador, ¿qué importancia se tiene? ¿Cómo apoya la capacitación a mis resultados, objetivos, metas? ¿Cómo apoya a la tarea del trabajador? ¿Cómo podré cambiar las formas de trabajo?, bien, a menudo comento a mis estudiantes sobre que consideraciones tener sobre lo que pretendo enseñar, en el caso de las clases, ahí me apego al currículo educativo, pero también se busca alinearlo con las necesidades del contexto loca, nacional e internacional, donde desde luego mostramos presentaciones, libros, apuntes, exposiciones, pero a estas alturas esto es lo convencional; lo que debemos de buscar es crear individuo autónomo, reflexivos, creativos y críticos, pero estos aspectos lamentablemente solo podemos lograr cuando hemos por fin llevar a cabo al estudiante a un estado de conciencia, no digo que sea fácil, esto es un reto cada semestre y no presumo de generarlo siempre, pero considero que es un medio para poder hablar del cambio.
Ya he manifestado mucho sobre el ámbito escolar, inicie con el propósito de unificar las perspectivas tales como la escuela y la empresa, por lo que me avoco a lograrlo, como se comenta.
Las empresas hoy en día, buscan desarrollar empleados con muchas formas de intervención: cursos, pero los cursos carecen de información aplicable a la empresa, el trabajador solo tiene el rol de escucha, el instructor solo se apoya de power point, su lenguaje es elevado, el falta fomentar la participación, no acepta la refutación, por lo que tarde que temprano el trabajador pronto caerá en la distracción; mientras que los programas de entrenamiento, no existe una planeación acorde, y los recursos no genera la habilitación del los nuevos paradigmas a cimentar. Y para no ir muy lejos, existe una carencia de la preparación del instructor al momento de enseñar, por que no se es capaz de mediar entre los conocimientos, y los aprendices, al no dominar las fases del aprendizaje, las distintas técnicas de enseñanza, el uso de los recursos didácticos, que no precisamente tienen que ser costosos, pero si eficientes.
Concluyo en que debemos hacer mucho hincapié en tomar en consideración la enseñanza en los planes y programas de capacitación y desarrollo, enfocándose a llevar a cabo DNC, buena planificación, implementación, evaluación y solo para cubrir requisitos ante la Ley sino por que es una acción que nos ayudará a nuestra cultura organizacional entender y con ello el sitio en el cual queremos tener.
Recomiendo por último un libro de Paulo Freire, denominado en castellano: Cartas a quien pretende enseñar.
Considero que puede darnos algunas ideas, y reforzar nuestro compromiso por al ser humano perfeccionar. .

React  |  More on the Author  |  More on this Interest Area


Other Views by this Author: La Batalla Difícil de la Capacitación en la Actualidad: Generar Resultados, Eliminar el Escepticismo de la Alta Dirección | Consolidación de las MIPYMES en México a Organizaciones de Aprendizaje


 
About 12manage | Advertising | Link to us | Privacy | Terms of Service
Copyright 2017 12manage - The Executive Fast Track. V14.1 - Last updated: 24-3-2017. All names tm by their owners.